Sabores silvestres del Pirineo, pon raíces en tu mesa

raíces del Pirineo

La gran diversidad de la flora pirenaica nos ofrece un amplio abanico de plantas silvestres comestibles que, la mayoría de las veces, no conocemos. Muchas de estas plantas, tienen múltiples beneficios para nuestra salud y su sabor puede ser delicioso. Además, las tenemos muy cerca de casa y muchas veces, simplemente por su olor podríamos reconocerlas.

La parte de la planta que puede ser comestible varía según la especie en la que nos fijemos, y pueden ser las raíces, las hojas, las flores, o sus frutos. En este artículo nos centraremos en las Raíces comestibles.


1. MANDIL (aragonés) / Regaliz de montaña / (Trifolium alpinum)

Es una planta perenne que se expande con facilidad formando prados coloreados en altura, muy común en todo el Pirineo. Su hábitat natural son las zonas de pastos con suelos ricos en materia orgánica, generalmente sometidos a pastoreo. Sus flores son de color púrpura o rosa, agrupadas en cabezuelas de 3-12 flores y sus hojas puntiagudas. La planta en sí no levanta más de 15 cm. La encontraremos entre 1.300  y 2.500 m de altitud aproximadamente, florece en los meses de verano. Está por todos nuestros valles pirenaicos, desde Ansó hasta Broto, Bielsa, Chistau y Benás. Su sabor es muy parecido al regaliz, incluso más fuerte, de ahí su nombre común.

raíces del Pirineo

 icon-leaf  Cómo se consume: La raíz pelada se puede cocer y también masticar directamente.

 icon-plus-circle  Beneficios: propiedades curativas en úlceras gástricas y duodenales, además es edulcorante, antiinflamatorio y expectorante. En Ansó la raíz cocida se tomaba para “calmar el mal de tripas”. Chupando lentamente o masticando un trozo de raíz, fresca o seca, se curan las llagas de la boca.


2. ALLO (aragonés) / Ajo silvestre / (Allium vineale)

Es una hierba perenne que encontraremos en márgenes de cultivos, barbechos, orillas de caminos así como formando parte de pastos secos en zonas pendientes y pedregosas. Tiene las flores de color morado, en forma de umbella. Los ajos silvestres cuentan con un tallo alargado de 2 a 4 hojas. Su altura va de los 25 a 100 cm y su periodo de floración es en los meses de julio-agosto. En pirineo encontramos distintas especies de ajo silvestre, que podremos reconocer por su característico olor a ajo incluso antes de tocarlos o frotarlos.

raíces del Pirineo

 icon-leaf  Cómo se consume: Igual que el cultivado. Existen numerosas formas de consumo del ajo ampliamente conocidas.

 icon-plus-circle  Beneficios: su consumo favorece la actividad cardíaca y disminuye el riesgo de infarto o ictus. También reduce el colesterol y tiene propiedades antibióticas.


3. ZAFANORIA O CARROTA (aragonés) / Zanahoria silvestre / (Daucus carota)

Planta herbácea de dos años de vida. Aparece en terraplenes, cunetas, cascajos campos y prados, desde la tierra baja hasta unos 1.200 a 1.700 m de altitud. La flor es blanca, en forma de umbella aparasolada. Sus hojas muy divididas y su tallo presenta unos pelitos que la hacen áspera al tacto. Su raíz es carnosa, más o menos dura. Alcanza unos 40-80 cm y su olor es característico, dulzón.

raíces del Pirineo

 icon-leaf  Cómo se consume: Quedará estupenda en ensalada, guisos y horneada. El abanico de posibilidades es muy amplio (similar a la cultivada).

 icon-plus-circle  Beneficios: Gran contenido en vitaminas y minerales. Propiedades antioxidantes, anti-cancerosas, expectorantes, antisépticas, diuréticas, previene el estreñimiento, reduce el colesterol y potencia la inmunidad. Limpiador del hígado y sistema digestivo, previene la formación de cálculos renales, alivian la gota y la artritis. Reducen el peligro de sufrir cataratas, degeneración macular y enfermedades de la vista.


4. VALERIANA / (Valeriana officinalis)

Es una planta perenne que salpica claros forestales y zonas húmedas, por lo general en los altos valles pirenaicos, entre 1.000 y 2.000 m. El tallo termina en un denso corimbo de pequeñas flores blancas o rosas, que florecen en primavera y verano. Posee pocas hojas que aparecen opuestas y pinnadas. Su raíz es gruesa y presenta un tallo simple que alcanza los 20-120 cm de altura. Su olor es muy característico también, seguramente más de una vez habéis pasado por algún arroyo o zona húmeda y os ha dado un intenso “olor a pies”, ahí está, es la valeriana.

raíces del Pirineo

 icon-leaf  Cómo se consume: Dejar secar su raíz y machacar para infusión. Consumir con moderación, puede ser tóxica.

 icon-plus-circle  Beneficios: Efectos calmantes, sedantes, anticonvulsivos y antiespasmódicos. La planta es muy adecuada contra los estados de irritabilidad, estrés, insomnio, neurosis, asma nerviosa, espasmos de estómago, calambres y trastornos cardíacos o digestivos de origen nervioso.


Tras este repaso por algunas de nuestras raíces silvestres comestibles, no podemos olvidar decir que la recolecta de las plantas debe hacerse con mucha responsabilidad. Es muy importante no confundirnos con otra planta no comestible, por lo que ante la duda, mejor no recolectarla. Otra aspecto muy importante a tener en cuenta, es el respeto por el ecosistema. En el caso de las plantas con raíz comestible, hemos de ser especialmente cuidadosas, puesto que nos llevamos toda la planta.

¡Buen prebo!

 

 icon-arrow-circle-right Puedes leer más sobre flora del Pirineo en este enlace

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *