El Parque Natural de los Valles Occidentales

// Imagen de Javier González Martín

Todos los amantes de la montaña tenemos un lugar especial. Un rincón para desconectar del mundo y acercarnos a la naturaleza. Somos apasionados de todo el Pirineo, pero si tuviéramos que elegir nuestro rincón especial ese sería, sin duda, el Parque Natural de los Valles Occidentales, uno de los 18 espacios naturales protegidos de Aragón

Aquí, entre grandes valles y montañas la naturaleza palpita con fuerza. Exuberantes, los Valles Occidentales, son uno de los lugares más auténticos e inhóspitos de toda la cordillera. Alejado de los grandes centros turísticos del esquí, aquí todavía reside la verdadera esencia pirenaica.

valle de aisa el parque natural de los valles occidentales

El Parque Natural de los Valles Occidentales se ubica en el extremo noroccidental del Pirineo aragonés y colinda al norte con Francia y al oeste con Navarra. Se extiende por las cabeceras de los términos municipales de Aísa, Ansó, Aragüés del Puerto, Borau, Jasa, Valle de Echo y Canal de Berdún.

Tiene una superficie de 27.073 ha. y sus altitudes van desde los 900m de los valles hasta los 2.668m de la cima del Bisaurín que constituye su punto más alto.

mapa el parque natural de los valles occidentales infografía

Geología

Buena parte del territorio está ocupado por calizas sobre las que se ha desarrollado un modelado kárstico, donde se pueden observar simas y cuevas en profundidad.

Destaca también la forma de U de los valles, consecuencia del modelado glaciar (Aguatuerta o el Valle de los Sarrios son un claro ejemplo). Tras la desaparición de los glaciares aparecieron algunos Ibones como el de Acherito o el de Estanés.

En algunas zonas también destaca una característica arenisca roja que procede de materiales de la Era Primaria, con el que la tierra adquiere un llamativo color rojizo.


Fauna

La variedad de condiciones ambientales hacen que Los Valles Occidentales alberguen una gran riqueza de especies animales.

Entre los anfibios, reptiles e insectos destacan el tritón pirenaico (Euproctus asper), la rana parda pirenaica (Rana pyrenaica) o la lagartija pirenaica (Lacerta bonnali) todas ellas especies endémicas. Además de una gran variedad de mariposas.

La diversidad de ecosistemas también hace de Los Valles Occidentales un lugar privilegiado para numerosas aves. Está catalogada como Zona Especial de Protección de Aves y destaca la presencia de especies en peligro de extinción como el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) o el urogallo (Tetras urogallus).

Entre los mamíferos destaca la abundante presencia del rebeco o sarrio (Rupicapra pyrenaica) y la marmota alpina (Marmota marmota). Además del jabalí o chabalín (Sus scrofa), el zorro o raboso (Vulpes vulpes) o el gato montés (Felis silvestres). Pero sin duda, la especie más emblemática es el oso pardo u onso (Ursus arctos). 


Flora

El Parque Natural de los Valles Occidentales destaca por las importantes y bien conservadas masas forestales mixtas, entre ellas hayedos y abetales. Además posee una flora tremendamente rica fruto de los diversos tipos de suelo, diferencias de orientación y altitudes asociadas.

Se contabilizan más de 1.200 especies de plantas, de las cuales 232 son consideradas “raras”. Además existen 7 endémicas, es decir únicas de este territorio, que presentan varios grados de vulnerabilidad y están asociadas a ambientes de roquedo.

Los pastos alpinos y subalpinos quedan cubiertos por la nieve durante gran parte del año, provocando una floración explosiva al comenzar el verano.

Se desarrollan fabares o hayedos y abetales en las zonas más sombrías y en las solanas prospera el pino royo o pino silvestre y los caxicos o robles. Destacan los bosques de Gamueta y la Selva de Oza.


Cultura

Los Valles Occidentales es un lugar donde se ha mantenido muy viva la tradición pirenaica de los pueblos que lo habitan. Destaca la conservación de dos variantes de la lengua aragonesa en los Valles de Ansó (ansotano) y de Echo (cheso). Además de señas de identidad como el traje típico o la música tradicional. Asimismo, los pueblos guardan una característica y hermosa arquitectura popular.

Los Valles Occidentales también destacan por su riqueza megalítica y por la gran cantidad de restos prehistóricos que todavía podemos ver y conocer como la Corona de los Muertos o el Dolmen de Aguatuerta. Visitar el Centro de Interpretación del Megalitismo es una buena oportunidad para adentrarse en este legado que ha llegado vivo hasta nuestros días.

 

 icon-arrow-circle-right También puedes encontrar rutas en los Valles Occidentales en este enlace

 icon-arrow-circle-right O puedes leer más sobre Medio Ambiente del Pirineo en este enlace

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *