Trompeta amarilla con jamón y piquillos

trompetera amarilla
Foto: José Luis Ondovilla

Descripción de la seta: La trompeta amarilla (Cantharellus lutescens) es una seta que crece en bosques de pino y, especialmente, en zonas cubiertas de musgo durante las épocas frías de otoño e invierno. Está considerada de muy buena calidad, de olor un poco afrutado y cuyos aromas nos trasladan a bosques húmedos. Es una seta muy aconsejable para ser cocinada en arroces o platos de pasta.


 icon-list  Ingredientes
  • Cantharellus lutescens
  • Jamón
  • Pimientos del piquillo
  • Ajos
  • Cayenas
  • Pimienta en grano
  • Vino blanco
  • Aceite y sal

 icon-leaf  Elaboración

Limpiamos muy bien las setas ayudándonos de un pequeño cepillo. Así conseguimos eliminar la suciedad y agujas de pino que quedan entre sus pliegues. Si la seta es muy grande la cortamos en un par de trozos.

Ponemos en una sartén un buen chorro de AOV y salteamos tres o cuatro ajos cortados en láminas un poco gruesas, una cayena (o más dependiendo de lo que nos guste el picante en los platos) y unos granos de pimienta.

Cuando se haya aromatizado el aceite y los ajos se comiencen a dorar incorporamos unas tiras de jamón para que contribuyan a intensificar el sabor. Enseguida las retiramos para que no se hagan demasiado; lo mismo que las cayenas. Las reservamos.

Incorporamos las setas y dejamos que, a fuego suave, se vayan impregnando del aceite y vayan soltando agua. Añadimos un buen chorretón de un buen vino blanco y dejamos que, durante unos 20 minutos, se vayan reduciendo los líquidos y las setas queden con una textura suave.

Incorporamos los piquillos cortados en tiras y el jamón que previamente habíamos retirado. Rectificamos de sal y removemos durante un par de minutos y el plato queda terminado y listo para comer bien caliente.

trompeta amarilla cocinada


 icon-lightbulb-o Consejos
  • Las puedes comer poniéndolas sobre una tostada y acompañadas de un vino tinto no demasiado fuerte o un vino blanco.
  • Una variante sería terminar añadiendo huevo para convertirlas en revuelto o sustituyendo el jamón y piquillos por una buena ración de gulas.

 

 icon-arrow-circle-right  Puedes conocer más recetas del Pirineo en el siguiente enlace.

 

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *