Descubriendo la vertiente sur de Oroel

vertiente cara sur peña oroel

La Peña Oroel es un emblema de la Jacetania. Nadie del lugar desconoce la subida por su vertiente norte, pero no muchos frecuentan su desconocida cara sur. La que mira a los inmensos dominios del antiguo Monasterio de San Juan de la Peña.

El inicio de esta excursión se halla en la escueta población de Ara que, junto con Binué y Abena, ha pertenecido históricamente a la denominada Val de Abena.

 icon-map-marker Track

Descripción de la ruta

La primera parte del camino, transcurre entre terrenos margosos. Empobrecidos y solamente verdeados por los chopos que crecen impulsados por la frescura del Barranco de Ara, siempre de humilde caudal.

Potentes afloramientos calizos añaden escabrosidad a un paisaje dominado por el boj y el pino, aunque con presencia de bosquetes de quejigo en orientaciones no tan castigadas por el sol. 

vertiente cara sur peña oroel

Más arriba, mientras el camino sigue ganando altura, el barranco queda cada vez más aislado y enmudecido. Los pinos se incrementan en número y aparecen las primeras y protectoras sombras. Debe decirse que este camino ha de ser muy agradecido con temperaturas frescas, pero no es del todo recomendable con termómetros elevados. Cara sur, escasez de sombra y nulo o casi nulo acceso a manantiales y fuentes.

Antiguos pastaderos de ganado se tuestan al sol, invadidos por colonias de prietas pinchudas.

vertiente cara sur peña oroel

Los inmensos bloques sedimentarios de Oroel comienzan a enseñorear los horizontes. Respiramos polvo y tierra recalentada. Abrimos todos la boca como si el aire agostado de la montaña fuera a refrescarnos.

vertiente cara sur peña oroel

Pero el descanso llega en forma de camino sin excesivo desnivel y salvadora sombra. De nuevo, los omnipresentes pinos silvestres nos permiten recuperar el resuello. Transitamos por una amplia faja de conglomerado, donde un finísimo hilo de agua se permite romper la aridez de esta vertiente castigada por la sequía.

Una amplia covacha de fondo tostado aparece sorpresivamente. El almizcle de excrementos caprinos indica una estancia reciente. Aquí, ni inhalamos aire recalentado, ni pasamos calor. Los pastores sabían dónde encontrar los rincones más amables de la montaña, por recónditos que fueran.

vertiente cara sur peña oroel

Dejamos atrás la indicación para subir a la Peña Oroel, cuyo ascenso ni nos planteamos por el agobiante bochorno, para toparnos con la lastimosa estampa de la Ermita de la Virgen de la Cueva que, a decir de Ricardo Mur, acogió el antiguo Monasterio de Santa María de Oroel, y que terminó sus días como lugar de culto cegada por un enorme derrumbamiento en octubre de 2012.

vertiente cara sur peña oroel

“La naturaleza la creó y la naturaleza la destruyó” es la mejor sentencia para abreviar el carácter inestable de esta montaña. Las laderas conglomeráticas no invierten en buen cemento.

Desde allí, es posible acceder a un fantástico mirador desde donde se puede observar la vecina e inconfundible Sierra de San Juan de la Peña y, con mirada amplia, las vastas extensiones que estuvieron bajo influencia del monasterio pinatense.

vertiente cara sur peña oroel

Toda la depresión intrapirenaica a nuestro alcance. También las sierras exteriores como último eslabón de un territorio quebrado, montuoso y fraccionado. Más allá, oculta, la llanura oscense.

Vale la pena, y mucho, recorrer estos caminos silenciosos, extremadamente íntimos, alejados de las rutas principales. El silencio, en estos lugares, se puede masticar.

vertiente cara sur peña oroel

La bajada, por el mismo camino, nos revela un sendero sabiamente trazado, pero especialmente sometido a los rigores de la montaña. Una serie de pasos, en los que apenas habíamos reparado a la ida, se muestran algo más intimidantes en la bajada.

La senda se difumina y se expone al vacío por culpa de la desnudez y la pendiente de la montaña. La erosión la ha borrado prácticamente en algunos puntos muy concretos. El Barranco de Ara fluye libremente unas cuantas decenas de metros más abajo. Conviene no despistarse.

vertiente cara sur peña oroel

Antes de marchar, sería bueno dejarse guiar por el trazado escueto y tortuoso de las calles de Ara. Sigue sintiéndose el latido del Pirineo auténtico en sus chimeneas, balconadas y dinteles.

Y habría que ir al cementerio de esta aldea, porque allí resisten los últimos vestigios del monasterio cisterciense de Santa María de Gloria, fundado por un noble bearnés de nombre Augerio de Olorón, con una breve historia de tan solo 218 años (1242-1460).

No hay destino pequeño. Los lugares más remotos esconden secretos. Los caminos que pisamos ahora, antes fueron transitados por otras generaciones y todos, ellos y nosotros, damos sentido y forma a estas montañas.

 

  Ruta de nuestros colaboradores Rai Rizo y Nathalie Fernández de Caminar por Caminar. En su blog podéis leer la entrada completa.  

  Puedes leer más rutas similares en el siguiente enlace

 

 

Por Caminar por caminar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *