La cuna del Reino de Aragón

claustro san juan de la peña monasterio cima norte

El Monasterio de San Juan de la Peña está considerado por la tradición, cuna del Reino de Aragón. Entre sus paredes descansan los primeros reyes y, en su momento, jugó un papel neurálgico en la creación del reino. Además, son muchas las leyendas e historias antiguas que tienen su origen entre estas paredes.

No se conoce con exactitud el año de su creación, pero existe entre los historiadores un consenso en torno al siglo X. Parece ser que su origen es un pequeño centro monástico dedicado a San Juan Bautista. Y fue Sancho el Mayor, quien en el siglo XI lo refundó como San Juan de la Peña. Se empezaba a fraguar el nacimiento del reino de Aragón.

Su particular ubicación, incrustada en una inmensa Peña, le hace tremendamente especial. Al parecer, en todo el mundo solo un monasterio de Etiopía — en el extremo oriental del continente africano —, comparte un enclave similar.

En la actualidad, solo se conserva el 25% de lo que fue el Monasterio de San Juan de la Peña. Eso aseguran sus estudiosos. Parece ser que el crecimiento del Reino de Aragón desplazó el centro de poder hacia el sur, perdiendo relevancia política el monasterio. Si además le sumamos los numerosos incendios que tuvo que enfrentar y el deterioro de las construcciones por su peculiar ubicación, es fácil de entender su deterioro.

A pesar de todo, el monasterio mantiene un incalculable valor artístico. La iglesia prerromana, el panteón de nobles, el panteón neoclásico — que desde hace dos años también se puede visitar — y el claustro, joya de la corona, son de una gran belleza. En unos pocos metros, podemos hacer un viaje a través de la historia. Contemplar los vestigios artísticos de distintas épocas.

Finalmente, a finales del siglo XVII, se tomó la decisión de construir un nuevo monasterio. Se encuentra muy próximo pero en un espacio más amplio y con unas condiciones de habitabilidad para los monjes mucho más cómodas. Aunque hoy en día ya no viven monjes.


Enclave del Camino de Santiago y lugar de leyendas

San Juan de la Peña fue parada obligatoria del Camino de Santiago francés a su paso por Aragón. Infinidad de peregrinos descansaron y comieron entre sus muros. A día de hoy, existe un ramal que lo atraviesa y aunque el camino principal no pasa por él, son muchos los peregrinos que no dudan en desviarse unos pocos kilómetros para visitarlo.

Entre las leyendas e historias que se cuentan del monasterio viejo, llama la atención la del Santo Grial— copa usado por Jesucristo en la Última Cena—. Cuentan que los monjes de San Juan de la Peña lo protegieron durante siglos, después de que llegara a nuestra tierra de la mano de San Lorenzo.


Visitantes

Miles de visitantes recorren San Juan de la Peña a lo largo del año. El Monasterio Viejo, el Nuevo y el valioso espacio natural protegido en el que se encuentran. En el 2017, más de 96.000 personas y la cifra crece cada año.

Sin duda, San Juan de la Peña, ofrece una combinación perfecta entre historia, cultura y naturaleza.

 icon-arrow-circle-right Puedes leer más reportajes de Cima Norte en el siguiente enlace.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *