Brecha de Roldán, la leyenda

brecha de roldán la leyenda

En el Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido, a 2.804m de altitud, se abre un imponente paso de 100 metros de alto y 40 de ancho. A un lado tierras occitanas y al otro aragonesas. Es la brecha de Roldán (en aragonés) o Brèche de Roland (en francés).

Cuenta la leyenda que el hijo de la princesa Berta, hermana de Carlomagno, cayó rodando al suelo al nacer. Por eso, le llamaron Roldán. Con el tiempo se convirtió en un valiente y famoso caballero de fuerza incontestable. Junto a su tío, participó en innumerables conquistas.

Durante la histórica batalla de Roncesvalles, Roldán cayó gravemente herido. Carlomagno le dio por muerto e inició la retirada junto a su ejército. Sin embargo, sepultado bajo el cuerpo de su caballo, Roldán logró esconderse y pasar desapercibido.

Cuando encontró la oportunidad, se zafó de su montura gracias a su enorme espada Durandarte y huyó hacia las montañas. Su objetivo era volver a Francia. A salvo. Pero las tropas enemigas lo vieron y marcharon tras él, con intención de apresarlo y darle muerte.

Tras dos días de huídas y penurias, Roldán llegó a Ordesa. Sin fuerzas. El enemigo le seguía de cerca, pero el objetivo estaba cada vez más cerca. Pocos metros le separaban de su tierra. 

Finalmente, Roldán se topó con una cresta de grandes rocas. Agotado, se vio incapaz de superarlas. Sentía en su nuca el aliento de los perros y los soldados que pronto le darían caza. En este momento comprendió que estaba perdido, que no tenía ninguna oportunidad. 

Antes de morir y haciendo un último esfuerzo, lanzó su espada Durandarte para que cayera en territorio francés y así despedirse de su patria. Sin embargo, la espada golpeó en las rocas y cayó de nuevo hasta sus manos. Hasta tres veces lo intentó. 

Sintiéndose perdido, decidió probar una última vez y, con sus últimas fuerzas, lanzó a Durandarte de nuevo. Fue tal el vigor con el que la espada impactó en la roca que se abrió una enorme brecha

Roldán pudo así morir observando su tierra. 

Cuando las tropas dieron con él, estaba muerto. Desde ese día y hasta hoy, el lugar fue conocido como la Brecha de Roldán

brecha de roldán cima norte

 icon-arrow-circle-right Puedes leer más leyendas del Pirineo en el siguiente enlace

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *