La migración de las grullas

migración grullas

El invierno, poco a poco, llega a su fin. Huele a primavera y de su mano revive un espectacular fenómeno natural. Las grullas abandonan el norte de África y el sur de la Península Ibérica, donde han pasado los meses fríos del año y se dirigen al norte, lugar de cría en el que vivirán todo el verano. 

El acontecimiento se repite dos veces al año, hacia el norte (febrero-marzo) y hacia el sur (octubre-noviembre), pero su espectacularidad no deja indiferente a nadie. Decenas de miles de ejemplares atraviesan nuestros cielos y montañas. 

En Europa, las grullas utilizan tres rutas migratorias. La oriental sale desde Etiopía y Egipto y, tras atravesar Turquía, llega hasta Rusia. La central nace en el norte de África y atraviesa Italia para llegar hasta Polonia. Y la occidental, desde Andalucía y Extremadura llega hasta las zonas pantanosas de Alemania, Finlandia, Suecia o Noruega. Cerca de medio millón de grullas utilizan una de las tres rutas migratorias cada año. 

afiche gráfica mapa migracion grullas cima norte

Para realizar el viaje de más de 4 mil kilómetros de distancia necesitan varias semanas y superan diversas zonas montañosas. Una de ellas, nuestra cordillera. Si las condiciones climáticas no son favorables, las grullas descansaran al sur del Pirineo durante días. Sin duda, un momento único para observarlas. 

En Aragón, además, se encuentra la laguna de Gallocanta. A mil metros de altitud es un oasis en el largo camino para descansar y reponerse. Algunas de las grullas — más de 15 mil — pasan aquí todo el invierno. 


La grulla común (grus grus)

Es un ave gruiforme — con forma de grulla — de la familia Gridae. Su envergadura con las alas abiertas supera los dos metros y es una de las aves más grandes del continente. En el mundo existen hasta 15 especies de grullas, pero en Europa solo podemos encontrar dos, la común y la grulla damisela (grus virgo) casi inexistente. 

Se alimenta de raíces, tallos, frutos y semillas. También de insectos, lombrices y caracoles. Es una especie monógama, con una misma pareja para toda la vida. Durante el cortejo realizan una curiosa danza formada por particulares movimientos imitados en bailes tradicionales de diversos países del mundo. 

Los dormideros, debido a la naturaleza gregaria de las grullas, pueden reunir decenas de miles de ejemplares. Si además sumamos su característico canto, que puede oírse a varios kilómetros de distancia, deducimos que no resultan difíciles de encontrar.  


Fotogalería  icon-camera

grullas migración
grullas migración
grullas migración
grullas migración
grullas migración

 

 icon-arrow-circle-right Puedes leer más artículos sobre fauna en el siguiente enlace

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *