La lluvia del Pirineo y la formación del paisaje

Cuando pensamos en el Pirineo, nos vienen a la cabeza paseos por verdes pastos alpinos presididos por altas cumbres de roca caliza en verano. O bien valles nevados para la práctica del esquí o deportes nórdicos durante el invierno.

Sin embargo, si analizamos el paisaje como un elemento influenciado por la climatología, encontramos una de las zonas con mayor diversidad de Europa. Recorriendo una pequeña porción de terreno, podemos pasar de llanuras dominadas por grandes y abiertos campos de cultivo, a las cumbres más escarpadas de la Península. Encontrando por el camino paisajes en “bocage” de pequeñas parcelas delimitadas por matorral; bosques caducifolios, perennifolios o mixtos; y grandes praderas alpinas. Todo ello enmarcado geológicamente dentro de grandes valles glaciares y fluviales que se han ido modelando desde hace millones de años hasta la actualidad, en un constante cambio.

Imagen de satélite del Valle de Gistaín

Imagen de satélite del Valle de Gistaín, con bosques de pino silvestre, pastos de montaña y roquedos. También hacen su aparición los Ibones.

Es decir, dentro de la cordillera de los Pirineos, encontramos una serie de gradientes climáticos proporcionados por la altitud, con climas mediterráneos, atlánticos o de alta montaña. Sin embargo, además de la altitud encontramos en la latitud (distancia al ecuador de la Tierra) y la longitud (distancia al meridiano de Greenwich) elementos clave para la distribución climática, además de las formas de relieve y las sierras que funcionan como barreras de contención.

paisaje El río Ebro y su frondosa ribera en la parte inferior, el clima semi desértico de las Bárdenas Reales y las cumbres nevadas de Ordesa y Monte Perdido al fondo

El río Ebro y su frondosa ribera en la parte inferior, el clima semi desértico de las Bárdenas Reales y las cumbres nevadas de Ordesa y Monte Perdido al fondo, con un clima de alta montaña. Tres episodios completamente diferentes climatológicamente en un rango de 163km en línea recta.

El Pirineo más occidental acusa la llegada de masas de aire provenientes del Atlántico más que ningún otro territorio. De esta manera, la humedad del Atlántico desplazada generalmente hasta nuestras montañas, mediante las advecciones del NO durante el invierno, provoca que sean los valles navarros y los de Ansó y Hecho los más húmedos durante el invierno, concentrando en esta estación el mayor porcentaje de precipitación anual. Gracias a esto, en esta región del Pirineo Occidental podemos pasearnos por los mayores hayedos de la cordillera, como la Selva de Irati, el Bosque de Gamueta o la Selva de Oza.

Las hayas

Las hayas necesitan unas condiciones más húmedas y atlánticas para poder proliferar.

A medida que nos desplazamos hacia el este, la influencia atlántica va perdiendo fuerza. La aparición de las primeras cumbres con más de 2000 metros de altitud va frenando paulatinamente las borrascas llegadas del noroeste, para que llegando a los primeros “tresmiles”, en el Valle de Tena, esta influencia desaparezca, guardándose en sus valles la nubosidad y la precipitación durante el invierno.

Más al sur, tenemos una Canal de Berdún que deja de recibir las influencias de precipitación invernal para tener sus máximas durante el otoño y la primavera, lo que supone una clara influencia mediterránea, con menos precipitación en el cómputo anual y un clima más cálido, además de mantenerse los veranos secos. Esto genera grandes superficies de cultivo de cereal, favorecidos por el relieve llano entre el Pirineo y el Prepirineo, lo que permite su mecanización y actúa como “granero” de la región.

paisaje Clima de alta montaña en el Pirineo Central

Clima de alta montaña en el Pirineo Central, con persistencia de nieve en las cumbres durante gran parte del año

Si seguimos avanzando hacia el este y llegamos a las sierras menores de La Guarguera y Oroel, estas frenan del todo las influencias atlánticas del invierno. A su vez, la Sierra de Guara pone freno también a las influencias mediterráneas. Esto nos crea un microclima entre ambas sierras donde, por primera vez en nuestro camino desde el oeste, comienzan a llegar pequeñas influencias de máximas primaverales venidas de la vertiente norte del Pirineo central, aunque todavía no son capaces de sobrepasar en términos porcentuales a las máximas de otoño.

paisaje Aguatuerta

Una tormenta de verano después de un caluroso días sorprende a los excursionistas en Aguatuerta, en el Pirineo Occidental. Las escasas precipitaciones estivales en esta zona del Pirineo se concentran en forma de tormentas.

Este clima, aunque con aumentos en términos porcentuales anuales, abarca casi todo el Sobrarbe oriental. Los robles ganan terreno a las hayas, las cuales ya no proliferan en esta zona pirenaica, a la vez que los bosques perennes cada vez son más extensos naturalmente. Esta influencia no se queda en Sobrarbe, y aunque la Peña Montañesa actúe en cierta medida como barrera por el sur de la comarca, la disposición de algunas sierras, como Cotiella o el Posets, hacen que estas influencias lleguen hasta la Ribagorza, entrando por el corredor de los Valles de Estós y Viadós, al norte.

paisaje Congost de Mont Rebei

En las zonas orientales del Pirineo oscense, como en el Congost de Mont Rebei, se da un clima puramente Mediterráneo, con precipitaciones mucho más escasas que en el resto del territorio y una práctica sequía estival.

Pero también en el valle de Benasque se reciben influencias directamente desde la vertiente norte, como por ejemplo del ilerdense Valle de Arán. Aquí la primavera es la estación que más precipitaciones deja a lo largo de todo el año, pero también es la zona de todo el Pirineo donde menor es la variación porcentual entre estaciones. Su disposición en la vertiente norte hace que la precipitación anual sea casi tan elevada como en los valles de Ansó o Panticosa, pero las influencias continentales que recibe hace que el reparto sea mayor a lo largo del año, por lo que mantiene el verde de sus pastos alpinos a lo largo de todo el año. Siempre que la nieve, al ser una de las zonas de mayor altitud, lo permita.

Paisaje en bocage comprendido entre los 1300 y los 1600 metros de altitud en San Juan de Plan. Este paisaje, modelado por el hombre para poder aprovechar la pendiente, además de darse en nuestros valles, es típico de otras zonas europeas que reciben una mayor humedad a lo largo del año

canal de berdun paisae pirineo lluvia

La depresión de la Canal de Berdún y su clima más seco y cálido ha permitido modelar su terreno en grandes campos de cereal.

Que el Valle de Arán reciba una cantidad de precipitación constante a lo largo del año es gracias a que se encuentra en una zona de confluencia central de masas provenientes de todos los puntos. Algunas de ellas, las más continentales de todas y con una distribución lo más parecida a Europa Central, son las llegadas de las comarcas del Alto Urgel y de la Alta Ribagoza, en los Pirineos Catalanes. Estas zonas registran sus máximas precipitaciones anuales durante el verano, teniendo inviernos más secos. Lo contrario que sucede en el Valle de Roncal, en Navarra.

lluvia estadisticas pirineo

Un análisis de los datos diarios de precipitación entre 1960 y 2010. Permite observar que a medida que se desplaza hacia el este, la influencia del invierno se pierde. Entre medio, las máximas precipitaciones de primavera y otoño son las que tienen la dominante anual.

Todo esto nos da el gran gradiente climático. Y, sobre todo, de precipitación, que encontramos en el Pirineo. Es uno de los factores que genera la biodiversidad de la que la cordillera hace gala y de los usos que el ser humano hace de ella. Provocando, por ejemplo, que el aprovechamiento de los pastos, los cultivos o la duración de la temporada de esquí sufra variaciones temporales a lo largo de todo el territorio.

lluvia mapa clima pirineo

Con los datos de precipitación estacional de toda la Cuenca del Ebro, se aprecia la confluencia de masas de aire en los Pirineos. Esto propicia que sea una de las regiones europeas con mayor diversidad climática y paisajística en una porción de terreno de estas dimensiones.

 

 icon-arrow-circle-right Puedes leer más sobre Medio Ambiente y paisaje en este enlace.

 

Por Aitor Borruel

Fotógrafo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *