Golondrinas en el Pirineo

golondrina

Las golondrinas son una de las aves más extendidas en el mundo. Sus espectaculares hábitos migratorios nos permiten encontrarlas en todos los continentes. Y como no podía ser de otra forma también visitan el Pirineo. Cada año, sobrevuelan nuestros cielos y nos anuncian la llegada de la primavera.

Además, gozan de una gran presencia cultural. Son muchos los poemas, canciones y representaciones artísticas que han inspirado.


Características

Hirundo rustica. La golondrina común es una especie de ave paseriforme de la familia Hirundinidae. Es un ave pequeña (18cm de longitud y 33 de envergadura) y de aspecto frágil. Aún así, su presencia habitual y convivencia con los humanos la vuelve inconfundible.

Su plumaje es de color negro, con un característico azul metálico en la parte superior y plumas blancas en la inferior. Su frente, garganta y barbilla son rojizas y tiene un grueso collar negro. Por otro lado, la forma de su cola es muy característica, profundamente ahorquillada y alargada.

Durante la invernada, realizan una muda del plumaje, lo que dificulta su identificación. Pero su vuelo, ligero, ágil y dinámico también es muy particular. Además, es un ave muy cantarina y su canto se compone de gorjeos.

En el mundo podemos identificar ocho subespecies de la golondrina común. Cuánto más al sur, su tamaño corporal y la longitud de su cola son menores.

golondrina


Dónde vive

La golondrina común tiene una amplia distribución geográfica. Habita Europa, Asia, África, América y parte de Oceanía, y únicamente evita zonas árticas o desérticas. Su zona de invernada está distribuida en el hemisferio sur, y realizan grandes migraciones hasta el hemisferio norte para criar.

El habitat preferido de la golondrina son los campos abiertos y pastizales de vegetación baja. Sin embargo, es muy común su convivencia con los humanos. Aunque evitan las grandes ciudades, su presencia en el medio rural pirenaico es total. Quizá no haya un pueblo en el que no podamos encontrarlas.

Los graneros, granjas, porches y casas son lugares ideales para su nidificación. Lugares protegidos y en altura donde sus nidos se encuentran seguros. Pueden habitar desde zonas costeras hasta áreas que superan los 2.000m de altitud.

afiche distribución golondrinas mapa migración

Como norma, pasan los inviernos siempre en el mismo lugar. Y se juntan en dormideros o cables, que les sirven de lugar perfecto para descansar. Pueden reunir decenas de miles de ejemplares.

En el Pirineo, y en toda la Península Ibérica, solo podemos observar la golondrina común o rústica, que pasa con nosotros los meses de abril a septiembre. 

Gracias al anillamiento y seguimiento, se sabe que las golondrinas que visitan el Pirineo, pasan los inviernos en el Golfo de Guinea. La población en la Península se estima en un millón de parejas, y en Europa entre 16 y 36 millones de parejas.

golondrina


Las golondrinas migrantes del Pirineo Occidental

Durante la primera mitad del s.XX fueron muchas las mujeres que cruzaron el Pirineo. Buscaban trabajo en la industria francesa. Migración muy común entre las mujeres de los valles de Salazar, Roncal y Ansó.

golondrinas mujeres anso roncal
Imagen de “Ruta de las Golondrinas”

Todavía hoy son muchas las historias y recuerdos que se guardan de estas mujeres aventureras que cruzaban la cordillera en otoño y regresaban en primavera. Al igual que las golondrinas. Y por ello heredaron este nombre.

A día de hoy, existe una travesía circular en honor a ellas.


Alimentación

La dieta de las golondrinas es insectívora, lo que aumenta la tolerancia de los humanos hacia la especie. Entre sus presas preferidas se encuentran las moscas y los mosquitos, lo que resulta un perfecto repelente natural. También se alimentan de hormigas, avispas y otros pequeños insectos. 

pollos golondrina


Reproducción

El período de cría de las golondrinas que llegan hasta el Pirineo se inicia en abril-mayo y finaliza en julio-agosto. Por lo general, los machos regresan antes y son ellos los encargados de escoger un lugar para el nido. Luego se exhiben para cortejar a las hembras, que prefieren a los machos con alas y colas más largas y simétricas, signo de salud. 

polluelos pollos golondrinas pirineos pirineo montaña

Las parejas pueden durar varios años en monogamia, aunque son habituales las cópulas fuera de la pareja. Se calcula que un tercio de los pollos descienden de machos ajenos a la pareja. La construcción del nido la realizan los dos integrantes de la pareja, y ambos son muy protectores ante cualquier depredador. En verano, si nos fijamos en los tejados de las casas y corrales del Pirineo, veremos que están llenos de nidos de barro y paja, donde duermen. Algunos son reutilizados un año detrás de otro.

La alimentación de los pollos tiene una alta frecuencia (hasta 400 veces al día). Y la proliferación de polluelos supera el 50% para los adultos. Pueden vivir hasta 15 años.

 

 Puedes leer más entradas de fauna del Pirineo en este enlace.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *