Fotoreportaje ibón d’Acherito

El ibón d’Acherito, en el Parque Natural de los Valles Occidentales, es resultado de una dinámica glacial (al igual que el resto de ibones del Pirineo) que tiene su origen en el Cuaternario. La última glaciación erosionó y modeló el circo donde el posterior calentamiento de la Tierra dio origen a un lago o ibón.


Estampa invernal del Ibón d’Acherito con las crestas de caliza reflejadas en el agua

ibon acherito ibon d'acherito

El hielo dejó unas marcadas crestas en la cara noreste, que posteriormente se han ido erosionando fruto de la gelifracción para ascender prácticamente en vertical desde la orilla del ibón. Como consecuencia de las oscilaciones de temperatura en estas altitudes, las crestas se han ido rompiendo. Y esto ha provocado que las laderas que comprendían la cabecera del glaciar estén cubiertas de derrubios de ladera o pedregueras.


Salida del barranco desde el ibón, donde el agua comienza a correr y no se congela con tanta facilidad

ibon acherito ibon d'acherito

La parte oeste del ibón no cuenta con crestas que lo encierran y sería el lugar por el cual continuaba el glaciar. De la misma manera, hoy en día nace allí un arroyo que modela otro valle que transcurre hasta Guarrinza, lugar de partida para la ascensión.


Trayecto entre la Selva de Oza y Guarrinza

ibon acherito ibon d'acherito

Al tratarse de una ascensión invernal, la pista de llegada hasta Guarrinza se encuentra cortada por nieve. Comenzaremos a andar desde la Selva de Oza hasta llegar al parking de la Mina, junto al cargue ganadero. Estamos a 1.230m de altitud, en el principio del Valle de Guarrinza y aquí comienza la ascensión propiamente dicha.


Poco más arriba del cruce entre el barranco d’Acherito y el de las Foyas

ibon acherito ibon d'acherito

Aquí encontramos paneles informativos de las rutas y una buena señalización que nos dirige hacia el Ibón d’Acherito y el Puerto del Palo, antiguo paso fronterizo muy frecuentado por contrabandistas siglos atrás. Empezamos a caminar por un sendero que transcurre en paralelo al barranco de Acherito hasta que este se desvía hacia el oeste y continuamos paralelamente a su afluente, el barranco de las Foyas.


La pala sur que bordea el circo por fuera, la zona con más pendiente de la ascensión

ibon acherito ibon d'acherito

Tras unos 420 metros de desnivel encontramos un letrero que bifurca el camino en dos. Hacia el Puerto del Palo o hacia el Ibón d’Acherito. Este último será el camino a seguir. Después del cartel comenzaremos a ascender en sentido oeste hasta llegar a una inclinada pala sur, que la deberemos cruzar en horizontal encontrándonos en torno a los 1.750 metros de altitud.


Vistas desde el último tramo de subida al ibón, con el valle del Campanil al fondo y la sombra del Castillo d’Acher proyectada sobre la nieve

ibon acherito ibon d'acherito

Toda esta parte de la subida, al tratarse de una cara sur bastante soleada, conlleva un riesgo de aludes en según qué épocas del año. Las precauciones y la observación de las condiciones en las que está la nieve son algo imprescindible para poder ascender.


El ibón cubierto de nieve casi por completo

ibon acherito ibon d'acherito

Una vez cruzada la pala sur, se bordea el circo para encontrar la entrada a la cubeta glaciar. Coincide con la salida del barranco desde el propio ibón, a 1.870 metros de altitud, dejándonos con las impresionantes vistas que ofrece en cualquier época del año. Pero más si cabe, en invierno, totalmente blanco.


Quebrantahuesos buscando “aterrizar”

ibon acherito quebrantahuesos ibon d'acherito

Para terminar, la bajada se realizará por el mismo itinerario que la subida, teniendo la suerte en este caso de ver pasar de cerca un quebrantahuesos buscando cobijo entre las peñas de caliza de las crestas del ibón.


 icon-arrow-circle-right Puedes ver más fotoreportajes en este enlace

  Puedes leer más rutas en el siguiente enlace

 

Por Aitor Borruel

Fotógrafo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *