Basarán, cruce de caminos de Sobrepuerto

Ya quedan menos pueblos por conocer en Sobrepuerto. Basarán ha sido el último, pueblo deshabitado en la década de los 50.

 icon-map-marker Track de la ruta. 

basaran
Foto ineludible. Barranco Forcos

Esta vez no nos dirigimos hacia el solano de Sobrepuerto, sino que nos introducimos en la umbría de Basarán, en la margen derecha del Barranco A GleraY, no, no podemos pedirle más al camino: frescor, agua cristalina de los barrancos del Paco y Abé, estallido primaveral de las caducifolias, tapices vegetales que crujen a nuestro paso, vistas hacia el vecino pueblo de Escartín y el pico Manchoya que recibió las últimas nieves la noche anterior.

Las sensaciones en primavera se multiplican, los invertebrados, animados por el vigoroso sol, campan excitados a sus anchas, los árboles comienzan a vestir sus mejores galas después de un invierno desarropados.

basaran
Paco de Basarán

Los horizontes de clorofila inundan el bosque, la savia vuelve a circular por las venas leñosas, la luz se torna cegadora y potente, el aire alberga perfumes de aromáticas. La vida, y nosotros con ella, siempre se abre paso a borbotones.

Y hace no mucho tiempo hubo gentes que formaron parte de estos ciclos naturales, se fundieron con sus dinámicas, sacaron el máximo provecho a sus peculiaridades. Fueron gentes sabias, muy sabias, aunque ni ellas mismos lo supieran, ni se las dieran de ello y nadie nunca se lo reconociera.

basaran
Detalle montano de Escartín

A nosotros, nacidos en el desarrollismo loco de los 80, nos queda conocer, valorar y recorrer los caminos que otros abrieron. Denunciar lo mucho que se ha perdido y lo que se sigue perdiendo es una cuestión de justicia y reparación. Sin remilgos, ni redenciones.

basaran
Caminos sabiamente trazados

Al abandonar el bosque caducifolio y superar el refrescante Barranco Abé, enlazamos el camino de herradura que nos dejará en unas pocas decenas de minutos en Basarán. Antes, se puede aplacar la sed en la recuperada Fuente A Closa, con el año 1932 grabado en la pileta.

basaran
Contraste entre la solana y la umbría, entre el mundo caducifolio y marcescente

Basarán es un amasijo vencido de piedras, losas y maderos que apuntan al cielo. El tiempo y la codicia del hombre han hecho estragos en este rincón maravilloso de Sobrepuerto. Del tiempo y su discurrir no se puede esperar más que ruina inevitable. ¿Del hombre? Expolio impune y ensañamiento.

Duele leer que, al poco de que el Patrimonio Forestal del Estado cosiera de pistas todo Sobrepuerto, llegaran saqueadores de todo pelaje a profanar la memoria de sus hasta hace poco habitantes. Pistas y accesos dignos que nunca tuvieron los legítimos habitantes de esas montañas.

Basarán, claro, no fue una excepción. Duele también saber que Basarán fue objeto de prácticas y maniobras militares. Hacer la guerra en pueblos deshabitados. Sensibilidad al servicio público.

Subimos hasta la Cruz de Basarán, cruce histórico de caminos de Sobrepuerto. Allí hacemos un descanso. Desde aquí no hay pueblo de la redolada que no pueda ser abordado.

basaran
Cuesta creer ante tanta ruina. Basarán en 1957 ya deshabitado, Escartín al fondo aún con vida. Fotografía: Jesús Tornero Gómez. Fuente: Blog Esmemoriáus

Vemos el sagrado Oturia en el horizonte mirando hacia el sur, el pueblo de Otal mimetizado entre bancales hacia el norte, Escartín y, más hacia el este, la Sierra de la Corona con Asín de Broto descansando sobre sus faldas.

Pese al daño irreparable, a Basarán no le podrá nadie despojar de su privilegiado emplazamiento. Es médula y nudo de Sobrepuerto. Y ahí queda.

basaran
Casas Francho y Sampietro. La naturaleza les abraza.

Es hora de volver, pero no por cualquier sitio, sino por el camino que comunicaba los pueblos de Basarán y Escartín por el barranco. El tajo que ha excavado el Barranco de Otal es colosal.

Mientras tanto, las caducifolias vuelven a vigilar nuestros pasos. La luz se tiñe de reflejos verdes. La humedad impregna el ambiente y el rumor del agua es cada vez más audible. Ahí llegan las aguas que nacen en el circo de montañas de Otal. Con un salto ganamos la margen izquierda del barranco, que ya no abandonaremos. Las aguas cristalinas no quieren desentonar con el paisaje y muestran tonalidades verdemar imposibles.

basaran
Discretas caídas antes de la gran cascada

Primer estruendo. ¿Quién baja por ahí? ¡Ah, pero si es el Barranco Abé! Y qué manera de bajar a la Glera. Segundo estruendo. Emoción. Nos acercamos por un flanco en el que no había reparado nunca. Por la espalda. Por el lugar donde se inicia el descenso deportivo de este barranco.

¡Qué imagen! Agua, roca y vegetación. Hierofanía. El Barranco d’os Güertos se precipita dulcemente entre musgos, no así el de Otal que cae formando un poderoso tubo de agua. No hay alma mínimamente sensible que no se conmueva con esto. Me faltarían carretes aquí si hubiera nacido en la era analógica.

basaran
A Glera y su fuerza

Sí, es el Puen d’as Crabas. La gema natural que más brilla en Sobrepuerto. Para antiguos habitantes de la zona, el paraíso terrenal, el lugar donde alimentaron sus sueños infantiles que siguen igual de candentes de mayores. Para nosotros, un enclave que merece ser protegido y conservado, como tesoro que es.

La vuelta se remata por la Carrera Otal, con un trazado prácticamente llano, acompañando siempre al río por la margen izquierda. Grandes paredes, algunos chozos pastoriles, articas y fajas ganadas a la montaña, hoy yermas.

Nos sentimos bien aquí. En poco más de 14 km hemos visto, aprendido y vivido tantas cosas que solo podemos darnos por muy satisfechos.

basaran

Cada vez que recorro las sendas de este lugar, me pregunto por qué razón sigue durmiendo el sueño de los justos la Declaración de Paisaje Protegido en algún cajón que, a fuerza de no abrirlo, se habrá atascado o se habrá llenado de mugre. Desde aquí lo tenemos claro, y por muchos motivos, ¡Paisaje Protegido de Santa Orosia y Sobrepuerto!

 

  Ruta de nuestros colaboradores Rai Rizo y Nathalie Fernández de Caminar por Caminar. En su blog podéis leer la entrada completa.  

  Puedes leer más rutas similares en el siguiente enlace

Por Caminar por caminar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *