Gratal, la pirámide oscense

peña gratal sierra de guara

desnivel peña gratal

La Peña Gratal es el emblema del muro occidental del Prepirineo oscense. Al otro lado, mirando hacia oriente, el Tozal de Guara inunda el paisaje con su inconfundible silueta de gigante dormido.

Solo el Pusilibro de Loarre es capaz de disputarle en altura el título de montaña más elevada de su sector. Pero Gratal es indiscutible icono, ensueño y vigía de la Hoya de Huesca. Su cabezón descarnado es imagen y memoria de los oscenses.

No es nada difícil encontrarse con andarines que, en una suerte de devoción pagana, ascienden a su cumbre al menos una vez al año y acompañan su fervor con el deseo de hacerlo “hasta que el cuerpo aguante”.

Lo hacen para señalar con el dedo el pueblo donde nacieron, para devolverle la mirada a aquel niño que fijó por primera vez la mirada en ese peñasco calizo. Nosotros no nacimos aquí, nuestra infancia se nutre de otras siluetas, pero aprendimos a querer la montaña.

Y una de las mejores maneras de mostrarle cariño y respeto a una montaña es ascenderla. Tantas veces la hemos visto, incluso en días despejados desde las planas arcillosas de nuestro pueblo estepario, que ya no podíamos obviar su magnetismo.

La ascensión clásica parte desde Arguis, por su vertiente norte, más agradecida en las épocas más templadas. Nuestra intención era subir desde Nueno, por su vertiente sur, la que mira hacia la inmensidad y la planicie del Aragón más seco.

 icon-map-marker Track de la ruta

peña gratal sierra de guara
Las dos peñas, la de Gratal a la izquierda y la del Mediodía a la derecha

Descripción de la ruta

Los primeros pasos huelen a flor de almendro y a hierba fresca. La sensación es mágica porque eres consciente de hallarte ante el abrazo geológico entre el llano y la montaña.

Son 130 kilómetros de relieves suaves, de estepa, de pinares, sabinares y encinares indultados por el hombre. De viento feroz y desatado, de concentración parcelaria, de polvo y aridez en los pulmones y en la piel.

Con cada paso, te adentras en el caos geológico de Guara y te alejas de la uniformidad mesetaria del gran valle. Es el choque de dos cosmovisiones, de dos mundos diferentes y contradictorios, zurcidos por el pespunte anárquico de un sastre con alma de artista.

peña gratal sierra de guara
La tetralogía de Guara: erizón, boj, encina y piedra

Mientras enfilas Gratal, con la esencia preprimaveral del boj empapando tus alvéolos pulmonares, aparecen las ruinas desdibujadas del antiguo pueblo de Gratal. Porque sí, la Peña Gratal también acogió en su regazo a un exiguo poblamiento medieval que, como no podía ser de otra forma, recibió su nombre.

En última instancia, el camino vira hacia el oeste rodeando la testa de la Peña Gratal. Son senderos que dejan huella, literal y figuradamente. Los caminantes de la Guara profunda sabrán perfectamente a lo que me refiero.

Solo queda afrontar el poliedro terminal de Gratal, que presume de acusadas pendientes e innumerables revueltas. No lo iba a poner tan fácil.

peña gratal sierra de guara
Las costillas calizas de la Peña del Mediodía

Pero una vez superadas las pendientes finales, el espectáculo desde los 1.567 metros es imborrable. No me extraña que existan incondicionales de esta cima. Dos adeptos más a partir de ahora. Se puede vivir sin horizontes despejados como estos, pero se vive peor.

No es nuestro deseo, pero nos toca bajar.


Sentimientos y reflexiones

El Prepirineo es rico en culto eremítico. Aquí se establecieron comunidades de anacoretas dispuestas a encontrar su particular desierto en la tierra. La elección de los emplazamientos ascéticos no es ni mucho menos casual.

El rumano Mircea Eliade habla de la trilogía hierofánica (del griego hieros y faneia, “manifestación de lo sagrado”), el vínculo inmortal de la roca, la vegetación y el agua, el lugar idóneo para trascender.

peña gratal sierra de guara
Visión de conjunto de las Gorgas de San Julián

Los primeros cristianos se apropiaron de estos espacios, pero fueron sagrados mucho antes de que ellos aparecieran. Religiones y creencias aparte, llegar hasta estos rincones es como volver de nuevo al vientre materno. Así lo sentimos.

Se cierra un atípico e intenso recorrido, que no es circular pero tampoco lineal. A través de él podemos contemplar la vertiente de solana de la Sierra de Gratal, coronar el pico que le da nombre y visitar, en última instancia, un escueto lugar de culto.

peña gratal sierra de guara

Las sierras exteriores se expresan en este punto en letras mayúsculas. Es Prepirineo sin disimulos ni aditivos. Es la Sierra de Gratal.

  Ruta de nuestros colaboradores Rai Rizo y Nathalie Fernández de Caminar por Caminar. En su blog podéis leer la entrada completa.

  Puedes leer más rutas similares en el siguiente enlace.

 

 

Por Caminar por caminar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *