Sorrosal, el valle desconocido

Valle Sorrosal

desniveles sorrosal

Espectáculo con mayúsculas el de este valle que se descuelga desde el Macizo de Tendeñera. Hay lugares que por su cercanía con el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido pasan desapercibidos. Pero no para los que buscamos otras sensaciones y destinos diferentes en la montaña.

Casi todo el mundo que visita estos valles conoce la célebre cascada del Sorrosal, del municipio de Broto. Merece una y mil visitas, claro que sí, pero el Sorrosal, antes de precipitarse al vacío en Broto, lo hace decenas de veces en una cabecera salvaje

Nuestro camino es el del Suaso de Linás, el que utilizaban para subir a los altos puertos, el que sigue conservando su empedrado. También es el camino de aproximación para hacer cima en las altas cumbres de Tendeñera.

Valle Sorrosal

Atendiendo a la toponimia, suaso intuyo que debe proceder de saso, palabra aragonesa que habla de una zona con tierra delgada en altura, montuosa y con gravilla. Mismos topónimos se encuentran en Ordesa con sus celebérrimas Gradas y Circo de Soaso. Incluso hay pueblos de montaña altoaragoneses que lo han fosilizado en sus nombres como Sasa de Sobrepuerto o Sasé. 

 icon-map-marker Track de la ruta


Descripción de la ruta

El recorrido comienza en una curva de la carretera N-260, al poco de haber superado el pueblo serrano de Linás de Broto

Se cruza, en primer lugar, el coqueto puente de Esmilón, que salva el cauce de la torrentera que se descuelga desde el Pico Toronzué. A partir de ahí, la pista desaparece y se convierte en un auténtico camino pedestre de montaña.

Comienzan a aparecer ramilletes de prímulas y solitarias violetas, al mismo tiempo que empezamos a escuchar las aguas bravas del barranco. Además, entre una intrincada vegetación arbustiva y pinchuda se pueden apreciar saltos y cascadas dignas de aparecer en cualquier postal

Valle Sorrosal flores

Nos detenemos en el bellísimo puente A Pasata, un hito en la histórica red de caminos ganaderos del Sobrarbe. No se conoce su datación, pero sí se sabe que fue felizmente restaurado en 2014. Por muchos años más.

Valle Sorrosal

Y más adelante encontramos ¡una cola de caballo! Esto sí que no estaba en el guión. Y estas son, precisamente, las sorpresas que quedan grabadas a fuego en la memoria.

Valle Sorrosal

Quedan pocos metros de ascensión hasta el refugio de la Planas de Abozo. Hacia el oeste aparece nuestro particular Eiger, el frontón calizo del impresionante Pico Tendeñera. Justo enfrente, los colmillos pétreos de la Montaña d’Año.

valle sorrosal

Siento cómo se me ensanchan los pulmones. Me amplío. Pero no puedo dejar de agradecer a la Naturaleza que me haga sentir tan parte de ella y, a la vez, tan pequeño, aquí, a mitad camino entre el llano y las altas cumbres. La montaña te enseña el significado auténtico de la palabra «humildad».

Valle Sorrosal

 icon-arrow-circle-right Ruta de nuestros colaboradores Rai Rizo y Nathalie Fernández de Caminar por Caminar. En su blog podéis leer la entrada completa.  

  Puedes leer más rutas similares en el siguiente enlace

 

 

Por Caminar por caminar

Un comentario

  1. Estupendo reportaje. En cuanto al origen de “Soaso” o “suaso”, según he leído es un término ganadero que hace referencia al lugar donde engordaban a las ovejas suasas, las que no seguirían criando, antes de sacrificarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *