El secreto helado de los Pirineos

cueva hielo Pirineo Cima Norte
Cueva helada del Turbón

Cuando nombramos a los Pirineos, todo el mundo piensa en sus grandes valles, sus ríos, las gélidas aguas de los ibones o sus picos más famosos. Pero en las entrañas de las montañas, allí donde reina la oscuridad y el silencio, se conserva un frío secreto. Un secreto que ha permanecido congelado durante miles de años y que no todo el mundo conoce. Las cuevas de hielo fósil.


¿Dónde están?

En las Sierras Interiores pirenaicas. Debido a su litología (tipo de roca) fundamentalmente de materiales carbonatados (roca caliza), se ha desarrollado un complejo sistema de cuevas. Esto se debe al agua que se filtra a través de la roca y a la paciencia geológica con la que ésta va disolviendo las rocas.

Cueva helada Somola Pirineo Cima Norte
Cueva helada Somola

¿Qué es el Hielo fósil?

En lo más profundo de estas galerías, la temperatura se ha mantenido especialmente baja. Eso ha permitido que el agua que circula a través de este sistema kárstico, se congele, permaneciendo helada durante miles de años. Grandes masas de hielo congeladas en épocas geológicas pasadas.

No hay que confundirlo con el hielo estacional, que aparece formando columnas o recubriendo determinadas cavidades durante el invierno pero se funde a finales de la estación estival, cuando las cuevas han conseguido elevar unos pocos grados su temperatura.

Cueva helada Casteret ordesa cima norte pirineo
Cueva helada Casteret (Ordesa)

Cuando hablamos de grutas heladas, quizás la más famosa sea la de Casteret, situada a más de 2.600 metros de altura en pleno ParqueNacional de Ordesa y Monte Perdido. No obstante, son muchas más las que encontramos en los diferentes macizos calcáreos. Solo en Ordesa hay 35 cavidades de este tipo. En Tendeñera, en el Macizo de Collarada o en el Parque Natural de los Valles Occidentales también podemos encontrar más hielo fósil.

El acceso a estas cuevas, no es fácil. Todas ellas se encuentran a más de 2.400 metros de altura, lo que implica importantes desniveles a superar. Además, dentro de ellas deberemos movernos con crampones y piolets, incluso descender algún pozo rapelando. Por ello, el acceso no es recomendable para todo el mundo. En Casteret, dada su proximidad a una zona muy transitada del Parque Nacional, se prohibió su acceso para ayudar a la conservación de estos tesoros helados.


El estudio

Su innegable belleza y espectacularidad, las grandes salas donde se alojan como cofres que guardan un valioso tesoro, son el principio de lo que esconden estos lugares. Sirven como centro de estudios para conocer la evolución pasada y futura del clima en estas montañas.

Gruta helada de Soaso Cima Norte
Gruta helada de Soaso

Muchas de las cuevas se encuentran monitorizadas. Las investigadoras del IPE (Instituto Pirenaico de Ecología), las visitan a lo largo del año para recoger muestras de agua, goteos, precipitaciones de carbonato y temperaturas.

Tuve la suerte de poder acompañar a Miguel Bartolome, investigador del IPE y Dr. en Geología, compañero de promoción y amigo en varias campañas de toma de datos. Gran oportunidad para poder descubrir y conocer el corazón helado de los Pirineos.

Un corazón que año a año late con menos intensidad. Debido al aumento de las temperaturas, que de forma acelerada derrite hasta el secreto mejor guardado de nuestras montañas. 


 icon-arrow-circle-right  La entrada ha sido elaborada por Trekking Aragón, guías de Montaña y Naturaleza. Especialistas en fotografía y senderismo interpretativo. 

 icon-arrow-circle-right  Podéis leer más reportajes en el siguiente enlace.

 

Por Álex Montañés

Guía de media montaña Trekking Aragón

Un comentario

  1. La mayoría de éstas cavidades son simas como las del sistema de Arañonera con varias entradas, y no es recomendable visitarlas sin conocimientos de espeleología, al menos la mayoría. Sobre la cueva de Casteret decir que se prohibió y cerró porque unos escaladores de hielo rompieron la gran columna de hielo fósil de la sala de entrada, que se cree no se recuperará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *