Las cascadas de Ordesa durante el deshielo

Cualquier época del año es buena para visitar el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. En otoño los hayedos mudan sus hojas y la ruta se convierte en un paseo de cuento. En invierno las nieves cubren todo el valle transformándolo en un paisaje nórdico. Pero es al final de la primavera, cuando al derretirse toda esa nieve, el río Arazas y sus barrancos rebosan agua por cualquier zona que atraviesen.

El ensordecedor ruido de las cascadas asombra al montañero, aparecen múltiples surgencias —nacientes naturales de agua — que parecen salir como por arte de magia de las rocas y el bosque adopta unos verdes más vivos que nunca.

Debido a las copiosas nevadas del invierno y a las abundantes lluvias que deja la primavera, la ruta hasta la Cola de Caballo supone un espectáculo de agua y color.


 icon-camera  Fotogalería

Un coche de los guardas del Parque desciende hacia la Pradería de Ordesa, a través del sol matinal y el rocío de las hojas.

fotogalería cascadas ordesa

El caudal de la Cascada de Arripas destaca entre los verdes de los pinos y hayas que conforman el bosque.

fotogalería cascadas ordesa

Más en detalle. Además de la fuerza con la que rompe el agua, ésta parece adquirir tonos turquesas típicos del agua de deshielo.

fotogalería cascadas ordesa


El cauce del río Arazas, poco más abajo de la Cascada de la Cueva. Aquí se ensancha varios metros más de lo habitual en cualquier otra época del año.

fotogalería cascadas ordesa


Un rayo de luz se filtra por la Cascada del Estrecho. Ilumina la vegetación lateral regada por el agua que el viento transporta desde la cascada.

fotogalería cascadas ordesa


La Cascada de Estrecho desde otra perspectiva. Impresiona con su caudal a quien se acerque al borde del mirador.

fotogalería cascadas ordesa


Las Gradas de Soaso nos dan la bienvenida al circo de su mismo nombre. Erosionan el terreno hasta el límite para conformar los característicos escalones o gradas.

fotogalería ordesa


Sobrevolando el refugio de Góriz, las numerosas surgencias a lo largo de toda la ladera, provocadas por el derretimiento de la nieve, dan de beber al río Arazas.

fotogalería ordesa


Para terminar la ruta, la Cola de Caballo. Uno de los emblemas de Ordesa, rebosante de agua.

fotogalería ordesa

 

 icon-arrow-circle-right Puedes ver más fotogalerías del Pirineo en este enlace

 

Por Aitor Borruel

Fotógrafo

2 comentarios

  1. Hola Aitor Borruel.
    Muy bonitas las fotos.
    Recuerdas la fecha de cuándo hiciste el reportaje?
    Saludos cordiales
    Jorge Jódar

    • Hola Jorge, muchas gracias
      Las fotos del reportaje son de principios de junio del 2018, aprovechando que después de unos días de bastante lluvia se deshizo mucha nieva de las cimas y el río bajaba espectacular, además del verde que adquirierom los árboles.
      Espero que te ayude si planeas una visita,
      Un saludo
      Aitor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *