Hallada una nueva especie de dinosaurio en el Pirineo

Tamarro insperatus
// Izquierda: Recreación del aspecto en vida de Tamarro insperatus. (Óscar Sanisidro / Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont / Museu Conca Dellà). Derecha: Diferentes vistas del hueso del pie de T. Insperatus. / Albert G. Sellés / Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont / Museu Conca Dellà

Un equipo de paleontólogos ha descrito una nueva especie de dinosaurio carnívoro, a la que han denominado Tamarro insperatus, a partir de unos restos fósiles excavados en 2003 en la Conca Dellà, en Cataluña. Gracias a un hueso del pie han podido determinar que se trata de un troodóntido, un grupo de pequeños dinosaurios emplumados muy extendido por Norteamérica y Asia, pero desconocido hasta ahora en Europa.

El nombre significa “el tamarro inesperado”, en alusión a la criatura fantástica del tamarro, típica del folclore de la comarca del Pallars Jussà (noroeste de Cataluña) y que, en el imaginario popular, es extremadamente esquiva y difícil de encontrar.

La presencia de este dinosaurio en el sur de los Pirineos reforzaría la hipótesis actual que a finales del Cretácico se sucedieron varias oleadas migratorias de dinosaurios provenientes de Asia hacia Europa

El nombre también hace referencia a la escasez de restos fósiles de los dinosaurios carnívoros que habitaron el área de los actuales Pirineos hace 66 millones de años. Apenas 200.000 años antes que los dinosaurios se extinguiesen en todo el mundo. Tamarro insperatus se suma a las pocas especies conocidas de dinosaurios carnívoros en el suroeste de Europa.

Hasta este hallazgo, la gran mayoría de restos fósiles atribuidos a dinosaurios carnívoros (terópodos) en el Pirineo se basaban en dientes aislados, pero nunca se había encontrado un hueso de estos animales. “Una posible explicación podría ser que, como las aves actuales, los huesos de los pequeños dinosaurios terópodos eran huecos para aligerar el peso del animal. Esta fragilidad dificultaría la preservación y la fosilización de los esqueletos de estos animales”, explica Albert G. Sellés, del ICP y autor principal del trabajo. Se considera que los terópodos son el grupo de dinosaurios más emparentado con las aves actuales. “De hecho, los dinosaurios todavía están entre nosotros: palomas, gaviotas, gorriones… ¡los vemos todos los días!”, comenta el investigador.

Tamarro insperatus dinosaurio
// Tamaño de T. Insperatus comparada con la de una persona y fotografía del fósil. / Albert G. Sellés / Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont / Museu Conca Dellà

Características del Tamarro insperatus

Los análisis revelan que este animal crecía de forma muy rápida, similar a como lo hacen las aves palaeognátidas actuales, como el avestruz o el emú. En tan solo un par de años, Tamarro podría haber alcanzado su tamaño adulto, aproximadamente 1,5-2 metros de longitud y unos 20 kg de peso. “Se trataría del jinfengopterígido más grande conocido hasta ahora”, concluye el investigador.

Es muy probable que el Tamarro, como muchos de los troodóntidos, fuese un dinosaurio carroñero o un depredador de pequeños reptiles, mamíferos e incluso insectos, pero difícilmente habría intentado atacar un animal mucho mayor que él.

 

 icon-arrow-circle-right Referencia: Sellés, A. G., et al. “A fast-growing basal troodontid (Dinosauria: Theropoda) from the latest Cretaceous of Europe”. Scientific Reports. DOI: 10.1038/s41598-021-83745-5

 icon-arrow-circle-right Fuente: ICP y Agencia SINC

 icon-arrow-circle-right También puedes leer más sobre fauna del Pirineo en este enlace

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *