Manolo Bara: “La tragedia del K2 marcó un antes y un después para el club”

entrevista manolo bara

Manolo Bara nació en Huesca y desde 1996 es presidente del Club de Montaña Peña Guara. Echa en falta el relevo de los jóvenes en la dirección, liderada en este tiempo por “los de pelo blanco”, como cuenta entre risas. Aunque nunca se ha dedicado profesionalmente al alpinismo, la montaña siempre ha sido un elemento fundamental en su vida. Una fuente de valores que intentar mantener y trasmitir.


¿Cuándo y cómo nace Peña Guara?

Peña Guara nace como club deportivo en 1932. Es una escisión del Sindicato de promoción y propaganda Turismo del Ato Aragón, llevada a cabo por un grupo de jóvenes que practicaban montañismo.

 

¿Cuál era la finalidad o el espíritu con el que nace?

La finalidad del Club se mantiene desde 1932 y sigue recogida en el Artículo 1 de nuestros estatutos. El objeto de nuestra entidad es promocionar los deportes de montaña y dar a conocer las bellezas paisajísticas y arqueológicas que tiene nuestra provincia de Huesca. Esta es la filosofía del club.

peña guara 1932
Pico Guara en 1932 // Peña Guara

 

Peña Guara lideró las primeras expediciones internacionales de Aragón ¿En qué momento se inician y por qué?

En los años 50′ tenemos las primeras expediciones a Alpes, que imaginaros lo que significaba en aquellos años. Y luego la progresión es natural. La gente joven del club avanza en técnica y también tiene contactos con otros alpinistas, sobre todo vascos. Así nace, en 1974, la primera expedición a los Andes.

Desde entonces, cada uno o dos años, un grupo humano sale a Alpes o Andes, hasta que en los años 80’ aterrizamos ya en el Himalaya.

“En 1974 nace nuestra primera expedición a los Andes”

Peña Guara también fue pionero en el himalayismo aragonés. Os convertisteis en un referente. ¿Cómo vivisteis esos años y que significaron para el club?

Peña Guara hacemos el primer ochomil aragonés en 1983, el Hidden Peak o Gasherbrum I. En el 89 hacemos una expedición aragonesa potente al Everest, pero por cuestiones de méteo nos tuvimos que dar la vuelta a 8.600 metros de altitud. En el 91 hicimos cima.

Luego posteriormente vienen más. Actualmente, como expedición de club, tenemos seis ochomiles conseguidos. Pero antes los grupos humanos eran más aventureros. En cambio, hoy día, las actividades que se realizan en la montaña, más que aventura son de dificultad técnica.

 

En 1991 se alcanza el Everest, en 1994 el Nanga Parbat. Además de otras grandes cimas del planeta ¿Fueron los años dorados de Peña Guara?

Para los de mi generación sí. Para los que vivimos eso en directo o colaboramos en la organización de esas expediciones fueron los años dorados. Pero bueno, hoy en día nuestros alpinistas están realizando acciones de mucha más dificultad en esos mismos macizos.

Antes eran actividades de grupo, de equipo. Se valoraba mucho más el concepto social de la actividad realizada. Y eso es una de las particularidades de por qué se consideran los años soñados. La época de oro del club.

peña guara cima everest 1991
Cima del Everest 1991 // Peña Guara
En 1995 ocurre la tragedia del K2 en la que tres alpinistas de Peña Guara pierden la vida. Javier Escartín (44 años), Lorenzo Ortiz (24) y Javier Olivar (38). Nos puedes explicar qué pasó.

Hacía un día espléndido para alcanzar el K2, la prueba está en que se alcanzó la Cima. Pero cuando nuestros alpinistas bajaban, se levantó un viento helador que los modelos meteorológicos consultados no daban. El aire se fue helando conforme subía del valle hacia la cima y tocaba el manto nivoso y al final tuvimos la tragedia. A los que pilló en altura se quedaron en segundos ahí.

Recientemente se hizo una película del Everest de un caso muy parecido. Son borrascas no previstas que se forman.

 

¿Podemos decir que el K2 marcó un antes y un después en Peña Guara?

Sí, por supuesto. Fue un palo muy duro para este club. Conseguir equipos humanos con esa compenetración y esa capacidad de amistad y de sufrimiento para lograr retos deportivos de estas características no es nada fácil.

La prueba es que después del K2 tan apenas hicimos una expedición con un equipo joven a un ochomil, pero posteriormente ya ha sido muy difícil hacer nuevos grupos de amistad que continuaran este proyecto.

“El accidente del K2 fue un palo muy duro para este club”

En agosto del 2009, perdió la vida otro alpinista de Peña Guara. Tras un intento de rescate, Óscar Pérez murió en el Latok II, Karakórum, Pakistán ¿Fue rememorar lo que había pasado en el K2 14 años antes?

Sí y no, porque son momentos y condiciones totalmente diferentes. La tragedia del K2 son los primeros alpinistas de este club que desaparecen en actividades deportivas de alta montaña. No estábamos en estadística y entramos en estadística y eso te hace más frío y más consecuente.

Lo de Óscar Pérez fue una gran tragedia. Y además, son tipos de accidentes que al resto de alpinistas que están en esa línea, les hace pensar y retirarse un poco de esa práctica de tan alta dificultad.

 

Peña Guara todavía es un referente y uno de los clubs de montaña más grandes ¿Cómo funcionáis en la actualidad?

Nuestro club tiene una masa social estabilizada entre 4.200 y 4.500 socios; y en cuanto a licencias deportivas, normalmente estamos en el número uno. Rondamos las 1.500 licencias deportivas FEDME.

En cuanto a actividad deportiva realizamos más de 50 programas al año. Y queremos ser un poco un termómetro de lo que pide la sociedad. Igual que hacemos cursos de formación e iniciación, organizamos carreras de montaña. Entre ellas la más potente que hay en este momento en el Pirineo: la Trail Aneto, con más de 400 voluntarios. Procuramos abarcar todas las tendencias que el movimiento de la montaña pide.

“Nuestro club tiene una masa social estabilizada entre 4.200 y 4.500 socios”

peña guara barrancos
Salida de club para el descenso de Barrancos // Peña Guara
A veces no somos muy conscientes de las maravillas que tenemos en casa y miramos demasiado al extranjero sin valorar el Pirineo ¿Estás de acuerdo?

Este club ha trabajado mucho por dar a conocer la provincia que tenemos. Nuestros compromiso con el territorio siempre ha sido muy grande. Por ejemplo, fue el movimiento montañero con un papel muy importante de este club, el que consiguió que Añisclo no fuera inundado por un salto hidroeléctrico. Somos una provincia especial y tenemos que posibilitar que el sector terciario de riqueza al territorio.

 

¿Qué significa para ti la montaña?

Para los que nos iniciamos en la montaña en los años 70, estar en el monte era un concepto de libertad. Por una cuestión política y de represión que había en este país. Entendiamos la montaña como un exponente de libertad. 

 

*Las fotografías de los vídeos están cedidas por Peña Guara

 icon-arrow-circle-right Puedes leer más entrevistas en este enlace.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *