El zorro o raboso en el Pirineo

zorro rojo raboso

Astuto y sigiloso, el zorro es un mamífero con una importante presencia en la tradición cultural pirenaica. Es una especie muy extendida a lo largo y ancho de la cordillera y habitual en muchas fábulas, cuentos o leyendas.

En aragonés, su nombre popular es el de Raboso o Raposo, y de esta forma se conserva. Es relativamente fácil de observar, gracias a que se acerca a los pueblos y corrales en busca de comida. En la actualidad, es una de las dos especies de cánido que, junto al lobo, podemos ver en el Pirineo. 


Características

En el Pirineo concretamente encontramos el zorro común o zorro rojo (vulpes vulpes). Su pelaje denso y elegante es de un característico color pardo rojizo, mientras que las puntas de las orejas y las patas son más oscuras (negro).

Destaca su larga y pomposa cola que termina con un marcado color blanco y que puede superar el 60% de su longitud total. Durante los fríos inviernos pirenaicos, mudan el pelo y se cubren de una capa más espesa que les protege de las bajas temperaturas.

El peso de los zorros adultos puede superar los 10kg y en estado salvaje pueden vivir hasta 14 años. Tienen el morro alargado y las orejas relativamente grandes. La pupila de sus ojos es elíptica en posición vertical. Sus patas son finas y alargadas, lo que les permite moverse con agilidad. Con una gran capacidad auditiva y olfativa, son capaces de identificar presas a largas distancias. 

zorro rojo raboso


Distribución del zorro rojo

El zorro común o zorro rojo es con diferencia el cánido salvaje más extendido. Su distribución histórica se extiende por todo el hemisferio norte y podemos encontrarlo en una gran variedad de hábitats. Desde bosques, hasta pastizales, praderas o mesetas montañosas. Incluso en zonas muy pobladas por el hombre. 

En la Península Ibérica aparece ampliamente distribuido y adaptado a los diferentes climas y regiones. Dependiendo de la calidad del hábitat, de la cantidad y tipo de alimentación, y de la presencia de otras especies competidores, lo encontraremos en mayor o menor grado.

mapa distribución histórica del raboso o zorro rojo en el mundo


Alimentación

La actividad del zorro se desarrolla principalmente por la noche, momento del día en el que caza sus presas. Su alimentación puede ser muy variada, condición determinante en su adaptación a hábitats y ecosistemas tan diversos. 

El zorro está clasificado como omnívoro pero gran parte de su dieta se basa en conejos, liebres, topos y pequeños roedores. Sin embargo, y en función del hábitat y la época del año, también come frutos, ungulados como el sarrio, reptiles, insectos o peces de río. 

Además, el zorro tiene comportamientos carroñeros y aprovecha los restos de animales muertos (salvajes y domésticos) que encuentra. Sus ataques a los gallineros rurales no son solo leyendas.

Finalmente, el zorro y especialmente sus crías, también tiene sus propios depredadores en la Península Ibérica como el águila real, el lince o el búho real.

zorro rojo raboso


Reproducción

Entre los zorros encontramos distintos modelos de unidades sociales. Son habituales las parejas monógamas pero en ocasiones también viven en grupos. El macho participa en el cuidado de las crías al igual que el resto de integrantes de la «manada».

Se comunican con una gran variedad de gestos y sonidos y, al igual que el lobo, utilizan la orina para marcar su territorio. La reproducción tiene lugar al final del verano y en la primavera, tras 52 días de gestación, nacen las crías.

Las camadas son mayores cuanto mayor es el alimento, y tras un tiempo en la madriguera y al alcanzar los 6 – 9 meses de vida, las crías se verán obligadas a abandonar el núcleo familiar.

 

 Puedes leer más reportajes de fauna pirenaica en este enlace.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *