Científicos, alpinistas y ecologistas piden reevaluar la ampliación de las pistas de esquí de Cerler por el valle de Castanesa

castanesa ampliacion pistas de esquí

La progresión imparable del cambio climático en el Pirineo y la necesidad de hacer frente a la pérdida de biodiversidad obliga a replantearse la ampliación de las pistas de esquí de Cerler por el valle virgen de Castanesa. Es el principal mensaje de un manifiesto presentado hoy por la Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón (PDMA).

El texto lo han suscrito unas 250 personalidades del mundo científico, montañero y ecologista entre los que se cuentan alpinistas de la talla de Carlos Soria o Juanito Oyarzábal. En el texto reclaman al Gobierno de Aragón que vuelva a evaluarse la viabilidad de este polémico proyecto, que cuenta con una declaración de impacto ambiental del año 2010 que caduca hoy.

El impacto sobre los frágiles ecosistemas de la alta montaña y las dudas acerca del futuro del esquí en un escenario de cambio climático son las dos grandes sombras que planean sobre la ampliación de las pistas de esquí de Cerler, que han estado rodeadas de polémica desde que Aramón, el holding de la nieve propiedad al 50% del Gobierno aragonés, reactivó las obras el verano pasado. 

Castanesa es uno de los últimos valles vírgenes del Pirineo aragonés, situado al este del valle de Benasque y al borde de las altas cumbres del Parque Natural de Posets-Maladeta. Es un territorio de pasto tradicional de los rebaños y hogar de especies en peligro de extinción como el quebrantahuesos y, últimamente, el oso pardo. 

castanesa ampliacion pistas de esquí


La declaración de impacto ambiental caduca hoy

El proyecto de ampliación nació en la primera década de los 2000 y obtuvo una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) en 2010, que ha sido prorrogada tres veces por el Gobierno aragonés. Hoy finaliza la última prórroga y la PDMA reclama una reevaluación completa del proyecto. 

En el texto se critica que la DIA de 2010 “no contempla los efectos del cambio climático ni incluye un estudio de innivación de la zona, así como tampoco analiza adecuadamente el impacto sobre la biodiversidad especialmente sobre las especies catalogadas y mucho menos tiene en cuenta la constante reducción de las poblaciones de especies amenazadas 10 años después.”

Entre los documentos que cita el texto se cuenta un estudio de investigadores del Observatorio Pirenaico de Cambio Climático que determinó que, en un escenario de aumento de la temperatura de 2°C, el 63% de las estaciones pirenaicas serían inviables sin la aportación de nieve artificial, con el enorme gasto energético y de agua asociado. 

Los firmantes defienden que, en la actualidad, los estudios científicos “urgen a la restauración de ecosistemas” y además “avalan la progresión imparable del cambio climático en el Pirineo aragonés, la reducción paulatina de la pluviometría y el ascenso constante de la cota de nieve”.

En su opinión, “estos cambios incuestionables” hacen imprescindible descartar la vieja Declaración de Impacto Ambiental y realizar una nueva en base a los conocimientos científicos actuales. “No se pueden utilizar argumentos del pasado para destruir el presente de forma tan irracional e irreversible”, concluye el manifiesto. 

 

 icon-arrow-circle-right Puedes leer más sobre Medio Ambiente en este enlace

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *